Experiencias que motivan a comprometerse y ser parte.

Diez años atrás, en una hostería de un pueblo Salteño llamado La Poma, a más de 4 mil metros de altura, la realidad Argentina se mostró completa ante una familia que vacacionaba recorriendo la mítica Ruta 40.

 

Fr40

 

Una de las cosas que caracterizaba los viajes de ésta familia era el interés por conectar con los lugares que recorrían, especialmente buscando vincularse a los ciudadanos. La apertura y amabilidad típica que caracteriza a los pequeños municipios del interior permitió que el matrimonio Torres Carbonell y sus tres hijos, Andrés, Paula y Lucila, entablara conversación con la gente. En ésta ocasión fue con el dueño de una hostería quien resultó ser la misma persona encargada de manejar la cooperativa de la escuela local. Entre cafés y charlas los invitó a visitar la escuelita. Conocieron a un gran equipo de personas encargadas de mantener la educación de los chicos. Juntos luchaban a diario con las necesidades padecidas a raíz de la distancia y el olvido. A pesar de la adversidad mantenían un entusiasmo inquebrantable.

 

la Poma


Esa experiencia plantó una idea como una semilla que fue creciendo kilometro a kilometro a medida que se alejaban de La Poma. Continuando con su recorrido y tras horas de conversaciones familiares, fueron regando, nutriendo y fortaleciendo su comprensión de la situación hasta que llegaron a la conclusión de que tenían que hacer algo para ayudar a ésa y otras cientos de escuelas rurales en similares situaciones. Por fortuna contaban con todo un equipo suficientemente capacitado. Una madre contadora, un padre e hijo economista y dos hijas que habían estudiado Administración de Empresas. Se abocaron a la creación de una ONG con la asistencia de todas las personas de su ámbito cercano que se fueron sumando a la causa. Luego de dos años de apasionada lucha lograron dar forma legal a la Fundación Ruta 40. Cabe aclarar que los anteriores tres párrafos no alcanzan para resumir los dos años de trabajo intenso, las complicaciones y desafíos por los que han tenido que pasar esta familia y sus allegados para dar forma completa a la organización de la Fundación Ruta 40.  

 

5 mil kilómetros de solidaridad

La elección de la ruta 40 fue, fundamentalmente, porque su extensión conecta a todo el país, de Sur a Norte y de Norte a Sur, manteniendo unidas infinidad de ciudades y pueblos con gran diversidad de realidades que no solo se limitan a diferentes climas, sino que también abarcan culturas, estilos de vida y economías muy diferentes. Todo a lo largo de sus 5194 kilómetros hay una constante: las escuelas rurales. Cada una conformada por sus particularidades, sostenidas por personas dispuestas a educar y en riesgo a raíz de grandes falencias de tipo económico. Esta amplia diversidad requirió de un gran trabajo de investigación donde la clave estuvo en saber escuchar las necesidades de cada institución y cada persona involucrada a la misma para así lograr ser eficientes a la hora de ofrecer soluciones. La tarea no es fácil, habiendo tantos kilómetros de extensión en una ruta que no es conocida por ser fácil de transitar o tener el mejor de los mantenimientos. Además no se puede estar físicamente presente en cada una de las escuelas.

 

americasonora                                                                                                Foto: Americasonora.com


Tecnología que nos ayuda a conectarnos con la realidad

Por fortuna en la Argentina de hoy contamos con los servicios de telefonía celular que incluyen la red 3G y 4G. Para la mayoría de los usuarios su uso se basa en mirar videos desde el móvil, navegar por Facebook y las redes sociales, así que es común escuchar quejas constantes de su mal funcionamiento. Pero para una maestra que necesita cuadernos porque sus alumnos ya no tienen donde practicar los nuevos conocimientos enseñados, el acceso a internet es fundamental. Tal es su importancia que, de ser necesario, caminarán algunos kilómetros monte arriba para encontrar señal y mandar un mensaje por whatsapp. Otras personas aprovechan los viajes al pueblo para conectarse desde la casa de algún familiar y así poder chatear con la gente de la fundación.


Más de 2500 caritas sonrientes gracias a las empresas, organizaciones y particulares que se suman a la convocatoria.


En la actualidad son 31 las escuelas vinculadas a la Fundación Ruta40 y eso cubre a más de 2500 alumnos.  Existe todo un proceso de selección de las escuelas donde se trabaja fuertemente en entender la raíz de las necesidades y se busca generar vínculos con otras escuelas en las cercanías para que puedan apoyarse mutuamente. Una de las cosas que fueron descubriendo con los años es que no había buena comunicación entre ellas. Esto era un desaprovechamiento de oportunidades.

Como todo lo referido a donaciones económicas por parte de empresas se torna un poco dificultoso en nuestro país, la mayor parte de los fondos provienen de la voluntad de las personas. Aquí lo importante es tener una amplia llegada a la gente porque si algo abunda en Argentina es buen corazón y se los encuentra en los rincones menos pensados. La presencia en redes sociales ayuda a llegar masivamente de manera simple pero eficiente. Se dan así ejemplos de cuando dar un like a una publicación y compartirla puede que, a la larga y recorriendo cientos de perfiles, se transforme en una donación efectiva ya sea de dinero, insumos, conocimientos o energía física y tiempo.

 


Igualmente el dinero no es la única falencia. Muchos chicos no tienen noción del valor del estudio porque sus padres no asistieron a la escuela. Raras veces es por falta de interés sino que se torna una cuestión cultural traccionada por la necesidad de trabajar desde temprana edad.  Es por esto que otra de las iniciativas claves de la fundación es la de fortalecer el carácter de los chicos, mostrándoles la importancia de la educación desde una experiencia de vida. Algunos egresados tienen la posibilidad de viajar a Buenos Aires gracias al programa Mi Primer Vuelo de la empresa LAN y pasar 5 días recorriendo la ciudad. Se les acerca la posibilidad de participar en talleres de arte, ir a cines, hacer fotografía, empaparse de cultura que luego llevarán de regreso a sus hogares, vecinos, amigos, compañeros y docentes. Otros forman parte de actividades deportivas, actividades recreativas, concursos interescolares y demás proyectos que van surgiendo acordes a las necesidades que se van descubriendo. El resultado es un impulso que empuja a la comunidad en la búsqueda de mejor calidad cultural y educativa.

 

Quiero sumarme a Fundación Ruta40

Para cerrar esta nota les ofrecemos a los lectores un breve video institucional sobre la fundación y además les queremos dejamos todos los medios de contacto para que puedan hacer llegar sus consultas en forma directa al equipo de trabajo de la fundación.

 

 

Agradecemos a todos ellos por el excelente trato con el que nos atendieron a lo largo de estos días en los que hemos estado en contacto. Nos dieron la oportunidad de conocerlos más y poder ofrecer nuestro aporte a su maravillosa causa.

 



 

                                                                                                        

facebook.com/FundacionR40/        twitter.com/FundacionRuta40        www.fundacionruta40.org.ar/